¿Por qué?

Consumir agua del grifo tiene un beneficio

económico, ambiental y sanitario.